Chimpancés en el laboratorio

31/12/2011

El uso de animales en investigación es un asunto complicado y sobre todo feo. La postura más aceptada es una suerte de utilitarismo, que justifica esta actividad como una mal menor. Es necesario usar animales para entender cómo funcionan las personas y es justificable usarlos para así aumentar el conocimiento científico y desarrollar tecnología.
Aceptamos dos premisas bien distintas:

  • Los animales son buenas aproximaciones para estudiar las personas
  • El desarrollo tecnológico es más importante que la vida y la dignidad de los animales

Las dos se engloban dentro de una idea más general: Los animales son recursos para uso y disfrute de Las personas.

Hoy quiero reflexionar sobre la importancia relativa del conocimiento científico frente a la vida y dignidad de los animales. Voy a dejar de lado las situaciones en las que se experimenta con animales con fines triviales como desarrollar un champú, para centrarme en el uso más conocido, la investigación médica.
Alguien pude pensar que si se experimenta con animales será porque es necesario y seguro que los usan lo mínimo e imprescindible. Seguro que los investigadores son conscientes de las implicaciones éticas de usar animales en experimentación médica.
Lamentablemente, la respuesta parece ser no. La autorregulación por parte de los científicos que usan animales en experimentación no funciona. Ellos no evalúan cuándo pueden usar otros modelos (celulares, tisulares, etc) en lugar de animales por iniciativa propia. Parecen entender el uso de animales como una cuestión de base, algo que se da por hecho, en lugar de una alternativa éticamente costosa.

EEUU es uno de los pocos países que permite el uso de chimpancés en estudios invasivos. Hace unos días se ha hecho público el informe encargado por el National Institute of Health. El NIH es la principal institución financiadora de la investigación médica en EEUU. Es la fuente de un río de dinero que riega a cientos de laboratorios en los que se torturan y matan a millones de animales, en pos del avance científico y tecnológico. El informe tenía como objetivo revisar el uso de chimpancés en investigación y determinar si la experimentación con chimpancés es necesaria para el desarrollo de tecnología médica.
En este informe no se tratan cuestiones éticas, es decir, no se busca determinar si está bien o no realizar experimentos invasivos en chimpancés para avanzar en medicina. Tampoco se ha considerado si los beneficios técnicos y económicos del uso de chimpancés compensa el coste moral de encerrar y torturar durante años a unos animales tan parecidos a nosotros en los aspectos psicológicos y emocionales. En este estudio se ha tenido en cuenta la necesidad de investigar sobre chimpancés desde un punto de vista estrictamente científico.

Si la autorregulación funcionase, ni siquiera habría que hacer esta pregunta. Los propios científicos que experimentan con chimpancés lo harían solo en las investigaciones que por su importancia para la salud humana tuvieran que llevarse a cabo y que no se pudiesen realizar sin ellos. La respuesta sería obvia, ¿es necesario usar chimpancés en investigación médica? Sí, porque solo los usamos cuando no hay otra alternativa.
En cambio la respuesta que ha dado el comité encargado de realizar el informe es: No.
Hay alternativas a los chimpancés en todas las áreas de investigación médica. Alternativas que los propios investigadores que experimentan con chimpancés no han explorado.

El resultado de este informe es alentador porque es muy probable que la experimentación con chimpancés se reduzca mucho y quizás se termine definitivamente. Pero por otro lado deja muy claro que se necesitan elementos de control sobre los científicos (instituciones de investigación, empresas y universidades) que experimentan con animales. No parece que las alternativas al uso de animales vayan a venir de su mano si no se ejerce presión externa. En muchos casos reducir, sustituir y eliminar a los animales de los experimentos no ocurrirá por su iniciativa propia.

IOM (Institute of Medicine). 2011. Chimpanzees in biomedical and behavioral research: Assessing the necessity. Washington, DC: The National Academies Press.

Imagen cortesía de swh

Sin comentarios